Aire acondicionado de ventana se congela y no enfría

Aire acondicionado de ventana se congela y no enfría

Uno de los problemas más comunes de los aires acondicionados de ventana es la congelación. Cuando el equipo presenta este problema, solemos pensar inmediatamente que se debe a algún problema con el gas refrigerante. Sin embargo, existen otros factores asociados a esta falla.

El problema más común es la circulación de aire. Si el flujo de aire a través de un acondicionador de aire se encuentra restringido, el sistema de refrigeración presentara fallas. Y, en condiciones extremas, el equilibrio crítico de presión-temperatura del serpentín de refrigeración podría comenzar a presentar cambios.

Si esto sucede, el serpentín de enfriamiento comenzará a funcionar como un refrigerador en lugar de como un acondicionador de aire. Es decir, en lugar de enfriar el aire que absorbe y mantener la humedad, este se congelará y empezara a presentar fallas para enfriar.


¿Por qué mi aire acondicionado de ventana se congela y no enfría?

Ademas de este problema de flujo que ya mencionamos, están otros factores que también pueden estar ocasionando este problema de congelación. A continuación te los mencionamos:

Filtro sucio

Para evitar este problema, debes  limpiar el filtro cada dos semanas mientras este en constante uso. Para limpiarlo debes sacarlo de tu unidad de A/A, utilizar cepillo de la aspiradora para aspirarlo hasta el fondo.

Ponlo debajo del agua y aplica detergente sobre la superficie del filtro. Deja lavar allí durante unos minutos. Luego llena el seno con agua caliente y sumerge el filtro durante 15 minutos. Finalmente sácalo del agua y enjuágalo y deja sacar al aire libre.

Serpentín del condensador sucio o bloqueado

El serpentín de enfriamiento es otro elemento que también debe limpiarse con regularidad. La limpieza de esta área es muy importante ya que si no se limpia una obstrucción del flujo de aire en esta parte, se genera un bloqueo que incluso podría quemar el compresor

Pero, aun antes de que esto ocurriese, la obstrucción del flujo de aire afecta el funcionamiento general. Que podría ser una caída en la eficiencia del compresor, fallos en la relación de presión-temperatura del aparato, y por lo que has llegado aquí, puede llevar a la aparición de hielo en el serpentín de refrigeración.

Temperatura exterior demasiado baja

La congelación también puede deber a que si la temperatura exterior es inferior a 15 grados C. Cuando la temperatura exterior se encuentra demasiado baja, el nivel de presión-temperatura puede verse afectado.

Lo mismo pasa con la bobina de enfriamiento si la temperatura exterior desciende. De hecho, la bobina que refrigera el aire de la habitación puede convertirse en productor de hielo en la bobina de enfriamiento. Este es un problema que se suele presentar más frecuente en otoño.

Para aliviar un problema asociado con este factor lo mejor es utilizar el aire acondicionado en la función de sólo ventilador durante la noche, dejando que el aire fluya por toda la habitación. Así consigues que el aire circule por toda la habitación sin enfriarlo, al mismo tiempo que se va incorporando cantidades pequeñas de aire exterior fresco durante la noche.