Reparación de compresores de aire acondicionado

Reparación de compresores de aire acondicionado

En la actualidad es necesario tener plenamente operativo nuestro aire acondicionado más aún en la temporada de verano en donde las temperaturas suelen elevarse de manera significativa, por eso es importante hacer mantenimiento periódicamente de los mismos. Una de las piezas más importantes para el correcto funcionamiento del aire acondicionado es el compresor, en el presente artículo les mostraremos como repararlos en caso de que se averíen, de esta forma se ahorraran el dinero que gastarían llamando a un técnico.

Lo primero que debemos hacer para reparar un compresor de aire acondicionado es destaparlo y verificar cuales son las piezas que están dañadas y cuales todavía están buenas, una vez que vayamos a remplazar las piezas dañadas por piezas nuevas debemos comprobar que sean  iguales y del mismo modelo. Los compresores que pueden ser reparados son semi-herméticos, estos compresores vienen ensamblados con una carcasa en su parte externa con tornillos que ajustan cada uno de sus componentes.

En el caso de los compresores herméticos osea los compresores que vienen sellados de fábrica el procedimiento es diferente y en estos casos si es recomendable la asistencia de un técnico especializado, ya que el proceso de reparación es más complicado y si requiere de conocimientos más técnicos y de la instrumentación necesaria.

Los compresores están compuestos por piezas y elementos como: válvulas, pistones, aceite, sellos, juntas tóricas, cojinetes de empuje, eje y palanca de oscilantes.


Principales averías de los compresores de aire acondicionado

Ahora mencionaremos cuales son las principales averías que sufren los compresores de aires acondicionados:

  1. Calor excesivo: cuando el compresor del aire acondicionado es sometido a temperaturas más altas de las normales pueden dañarlo, algunas de las causas son:
  2. Sobrecalentamiento: esto se produce cuando la temperatura del gas de succión al compresor es muy elevada.
  3. Bajo voltaje: cuando el compresor trabaja en bajo voltaje aumenta el amperaje, esto trae como consecuencia el calentamiento en los devanados y que el aislamiento sufra daños.
  4. Falta de refrigerante: esto sucede porque el embobinado se recalienta cuando no se baña suficientemente de vapor de refrigerante, que es el encargado de eliminar el calor que desprende.
  5. Obstrucciones en el evaporador y falta de ventilación: cuando no se le hace el debido mantenimiento periódico al evaporador y el aire acondicionado es colocado en un sitio con poca ventilación, puede ocasionar que el sistema tenga muy alta presión de succión y por ende el compresor puede alcanzar altas temperaturas que terminen por dañarlo.

¿Como prevemos que el sistema esta sobrecalentado?

La temperatura máxima de descarga admisible en un compresor se mide en 6 pulgadas de la válvula de descarga y es de 107° centígrados. Para medir esta temperatura es necesario un termopar de contacto en la tuberia de descarga. Si se sobrepasa esta temperatura llegando hasta los 120° centígrados es muy probable que el compresor deje de funcionar. Pero si llega hasta la temperatura de 135° centígrados tendriamos una falla segura del compresor.

  • Contaminantes en el circuito.

Otra de las causas más comunes por las cuales falla un compresor se produce cuando agentes contaminantes penetran el sistema, en el que solo deben circular aceite y refrigerante.

Entre estos agentes contaminantes los más comunes son la humedad y el polvo que al hacer contacto con el aceite o el refrigerante pueden causar lodo lo que a su vez puede traer como consecuencia formación de ácidos en el sistema los cuales aparecen por la aparición de un vacio ineficiente, por su parte la humedad causa congelación y taponamiento de la válvula de expansión o el tubo capilar.

También la resina y cera obstruyen la válvula de expasión y el tubo capilar, ocasionando esto la perdida de compresión y que los orificios del aceite queden tapados. Por su parte el sucio y la brisa de metal se depositan en las válvulas de expansión obstruyendo la circulación del refrigerante, además de dañar el aislante del embobinado lo que muchas veces causa corto circuitos.

¿Cómo determinamos si hay agentes contaminantes en el sistema?

Para determinar si hay humedad en el sistema se utiliza un instrumento llamado mirilla o visor, el mismo es un dispositivo auxiliar en los sistemas de aire acondicionado, este instrumento nos permite observar la condicón del refrigerante en el lugar de su ubicación. Es un indicador de la condición del refrigerante cuyas funciones son, determinar su estado liquido y su contenido de humedad.

Por su parte para determinar la presencia de ácidos en el sistema, se puede utilizar el kit de prueba de acidez, cuya muestra puede ser tomada en el cárter del compresor. Es importante que la presión del cárter se encuentre al nivel de la presón atmosférica. Los sistemas con refrigerantes HFC y con aceite POE son mas propensos a captar humedad rapidamente y generar acidez que los sistemas que usan refrigerantes y aceites tradicionales, por lo cual requieren más cuidados.

Otro agente contaminante que puede dañar el compresor son los sólidos. Para determinar si el sistema falla por que se encuentra obstruido por algún elemento sólido, se mide la presión y la temperatura en el filtro deshidratador de la linea del liquido.

Estos son loas principales causas por las cuales se daña el compresor del aire acondicionado, por eso el mantenimiento periódico es importante para alargar la vida útil del mismo.